Cómo nos valoran nuestros opositores