klee-1949981_1920

Forever Opositable

Alea iacta est

  • “De 65 temas me he estudiado 1 la noche anterior y ha caído”. Es posible pero no probable. 
  • “Ha caído la única unidad didáctica que llevaba preparada”. Es posible pero no probable.
  • “El primo de mi vecina ha sacado plaza sin hacer nada”. Es posible pero no probable.
  • ¿Casos de éxito? Es posible pero no probable y a mí así no me interesan. Hay que controlar lo controlable y acercar las expectativas de rendimiento para que correlacionen con las de resultado. Por ejemplo, si en mi Comunidad Autónoma hay 15 unidades didácticas y se sacan 3 bolas a elegir 1, si llevo bien preparadas 13 unidades didácticas, estoy controlando lo controlable. Por ejemplo, si cuando estoy estudiando apago el móvil o lo dejo en modo avión, estoy controlando lo controlable. Por ejemplo, si cuando voy a realizar el examen escrito llevo 3 o 4 bolígrafos similares con los que he estado practicando durante todo el período de preparación, estoy controlando lo controlable. El día previo a la oposición, me miraré al espejo y diré “alea iacta est”, he dado mi mejor versión, me he esforzado al máximo, he cuidado todos los detalles, he afilado el hacha (cerebro), me he preparado emocionalmente, me he cuidado. He controlado lo controlable. ¡¡¡Enhorabuena!!!
  •  
  • ¿Cuál es la fórmula del opositor/a?
  • Realmente nos encantan las fórmulas por su belleza y sencillez -en algunos casos-, parecen aforismos sintetizados con números y letras. Veamos algunos ejemplos:
  • En 1946 se publica una de las fórmulas más famosas: E=M*C^2, ¿sabes quién fue su creador? 
  • Víctor Küppers considera que la fórmula de la felicidad es: v=(c+h)*a, es decir, Valor=(conocimiento+habilidad)*actitud. 
  • En el libro Neurociencia, deporte y educación está la fórmula de la motivación= epigénesis (HSIG1SDML+CSIE2SDMC)^5PW’s (mejor lo dejamos para otro día).
  • Jeff Gothelf, en su último libro Forever Employable, indica que la suerte se da cuando la oportunidad encuentra a la preparación. ¿Tú puedes poner la fecha de los exámenes? NO. ¿Tú puedes prepararte para cuando surja la oportunidad? SÍ. Por eso hay que estar “forever opositable”. 
  •  
  • Busca tu ikigai
  • Es más fácil expresarlo que hacerlo, lo importante no es el qué ni el por qué sino el para qué. Establece sinergias entre tu pasión, misión, profesión y vocación para alcanzar tu objetivo tan deseado. Controla lo controlable y tienes que estar “forever opositable”, ya que como decía el golfista Gary Player “cuanto más entreno, más suerte tengo”. Hazlo posible (y muy probable).

Autor de la figura: Andrés Zuzunaga 

Te recomendamos un libro: Ikigai

Puedes compartir este post en twitterinstagram o facebook

“No existen desafíos imposibles sino voluntades pequeñas”

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Alguna duda?

Déjanos tu mensaje y un teléfono y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.