¿Preparador o academia?

¿Cómo elegir academia o preparador para las oposiciones?

Hay opositores/as que cuando deciden preparar oposiciones entran como “un elefante en una cacharrería” y eligen sin haber contrastado aspectos básicos que cumplan sus expectativas. ¡No te engañes! Preparar una oposición es un proceso lleno de retos y dificultades, que supone una gran inversión de dinero, tiempo y esfuerzo. Una vez que has tomado la decisión de opositar, no te vale prepararte con cualquiera, te tienes que preparar con los mejores.

Es de vital importancia elegir muy bien a la persona o al equipo que te va a ayudar, guiar, acompañar, aconsejar, apoyar, formar, escuchar, motivar. Este trabajo previo de búsqueda debe ir más allá de poner en google las palabras ‘mágicas’ y elegir al azar. A continuación te exponemos unas pautas a seguir que te ayudarán a tomar tu decisión:

1# Prepárate con los mejores. ¿Con quiénes? Experiencia contrastada en la preparación de oposiciones; resultados favorables de opositores/as que han accedido a la bolsa de trabajo y sobre todo que han conseguido plaza; en contacto con la realidad educativa y profesional; equipo multidisciplinar que apoya la preparación; innovadores y actualizados con publicaciones en libros y artículos; que te ayudarán como opositor/a y principalmente como persona.

2# La mejor publicidad es el “boca-oído”. Las recomendaciones suelen ser acertadas en un alto porcentaje. De hecho, muchas empresas incentivan a sus trabajadores que recomienden a alguien conocido a la hora de fichar a gente nueva. Si no has acertado a la primera, intenta no perder el tiempo. Si vas semanalmente a una academia para escuchar durante 5 horas como te leen el tema, seguramente te deberías preguntar a ti mismo, ¿es este el camino adecuado? Hay dos claves: la primera es que opositores/as que ya han conseguido la plaza te recomienden a los profesionales con los que se prepararon; la segunda es que esos mismos opositores/as se incorporen y sean parte del equipo. Su experiencia es clave

3# Revisa el material de ejemplo y los recursos gratuitos. Te servirán como orientación para comprobar si te gustan y conectan con tus prioridades. No obstante, lo mejor será contactar por email o llamando para asegurarte que has encontrado lo que buscabas. Hay que exigir un material completo, actualizado y de mucha calidad. Si dudas de los materiales o son corta-pega, vas por el camino equivocado. Tú necesitas material TOP en el temario, supuestos prácticos, programación y unidades didácticas así como en todo el material complementario. 

4# Busca una preparación integral. Hay una gran diferencia entre preparar una oposición o preparar a la persona que se va a presentar a la oposición. Conocemos muchos casos en los que los opositores/as se han dedicado a estudiar “en cuerpo y alma” 10 horas al día y 7 días por semana. Llegan a la oposición y se quedan en blanco o se bloquean. ¿Qué ha pasado? Que eres una persona ¡no una máquina!, con tus emociones, preocupaciones, problemas, dudas… Hay que afilar el hacha “el cerebro” y conseguir un equilibrio óptimo y saludable para el día de la prueba. Lo mejor de todo es que se puede entrenar. 

5# Busca un perfil que se adapte a tus necesidades. Cada opositor/a tiene sus circunstancias: no es igual un docente interino que se haya preparado en varias ocasiones, que tenga familia, y que quiera dar un salto de calidad para conseguir la plaza; que un estudiante recién salido de la universidad que se encuentre más perdido y que no sepa cómo empezar. En ambos casos, tira de contactos e infórmate lo mejor posible, contrastando varias opciones. Busca un asesoramiento sincero y honesto.

“Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos” Steve Jobs

¿Quieres más info? Aquí tienes una presentación

Te recomendamos un libro: Los 88 peldaños del éxito

Puedes compartir este post en twitterinstagram o facebook

“No existen desafíos imposibles sino voluntades pequeñas”

Comparte esta publicación

× ¿Dudas?